Guía de Compra de Cables Eléctricos

Oferta:15 Ene, 2024

Colorful Plastic Polymer Granules Cable Min

Los cables eléctricos son elementos esenciales para el transporte de la energía eléctrica de un punto a otro. Según su aplicación final, su diseño y su tensión, existen diferentes tipos de cables eléctricos que se adaptan a las necesidades de cada instalación. En este artículo te explicamos las características, ventajas y desventajas de los principales tipos de cables eléctricos, así como algunos consejos para elegir el cable eléctrico adecuado según el uso que le vayas a dar.

¿Qué es un cable eléctrico?

Un cable eléctrico es un conjunto de uno o varios conductores eléctricos, normalmente de cobre, que están recubiertos por un material aislante y una cubierta protectora. El conductor eléctrico es la parte que permite el paso de la corriente eléctrica, mientras que el aislante y la cubierta evitan que la corriente se escape o que el cable sufra daños físicos o químicos.

¿Cómo se clasifican los cables eléctricos?

Los cables eléctricos se pueden clasificar según varios criterios, como la tensión, el uso, el diseño o la normativa. A continuación te mostramos algunas de las clasificaciones más comunes:

Según la tensión

La tensión de un cable eléctrico se mide en voltios y, dependiendo de estos, se categorizan en un grupo u otro:

  • Baja tensión: hasta 750 V o hasta 1.000 V, según el tipo de cable. Se utilizan para diversas aplicaciones domésticas, industriales y públicas, y se diseñan según normas armonizadas o internacionales.
  • Media tensión: de 1 kV hasta 36 kV. Se utilizan para distribuir la electricidad desde las subestaciones eléctricas hasta las centrales transformadoras.
  • Alta tensión: desde 36 kV. Se utilizan para transportar la electricidad desde las centrales generadoras hasta las subestaciones eléctricas.

Según el uso

Los cables eléctricos se pueden usar para diferentes fines, según el tipo de instalación o de servicio que requieran. Algunos de los usos más habituales son:

  • Cables para paneles eléctricos: se usan para el cableado de cuadros eléctricos, interruptores, aparatos eléctricos y locales de pública concurrencia. Suelen ser cables flexibles y libres de halógenos, para facilitar la instalación y garantizar la seguridad en caso de incendio.
  • Cables de potencia: se usan para instalaciones industriales de potencia, para la transmisión de energía en todo tipo de conexiones de baja tensión, para variadores de frecuencia y para circuitos de emergencia. Suelen ser cables rígidos o flexibles, con aislamiento termoplástico o termoestable, y con o sin armadura.
  • Cables de goma: se usan para instalaciones industriales fijas y también de servicio móvil, como máquinas, herramientas, equipos portátiles y soldadura. Suelen ser cables extra flexibles, con aislamiento y cubierta de goma, que resisten altas temperaturas y condiciones exigentes.
  • Cables libres de halógenos: se usan para instalaciones de todo tipo en locales públicos, redes de distribución pública y también para servicio móvil. Son cables que no contienen halógenos en su composición, lo que significa que en caso de incendio no emiten humos tóxicos ni corrosivos, protegiendo la salud de las personas y los equipos.

Según el diseño

Los cables eléctricos se pueden diseñar de diferentes formas, según el número de conductores, la forma del conductor, el tipo de aislamiento y el tipo de cubierta. Algunos de los diseños más comunes son:

  • Cable unipolar: es un cable que tiene un solo conductor eléctrico, con aislamiento y cubierta. Se usa para instalaciones fijas o móviles, en interiores o exteriores, y puede ser de cobre o de aluminio.
  • Cable multipolar: es un cable que tiene varios conductores eléctricos, con aislamiento y cubierta. Se usa para instalaciones fijas o móviles, en interiores o exteriores, y puede ser de cobre o de aluminio. Los cables multipolares pueden ser de dos, tres, cuatro o más polos, según el número de conductores.
  • Cable de baja tensión: es un cable que tiene una tensión nominal de hasta 750 V o hasta 1.000 V, según el tipo de cable. Se usa para diversas aplicaciones domésticas, industriales y públicas, y se diseña según normas armonizadas o internacionales. Puede ser unipolar o multipolar, rígido o flexible, con aislamiento termoplástico o termoestable, y con o sin armadura.
  • Cable de media tensión: es un cable que tiene una tensión nominal de entre 1 kV y 36 kV. Se usa para distribuir la electricidad desde las subestaciones eléctricas hasta las centrales transformadoras. Puede ser unipolar o multipolar, con aislamiento termoplástico o termoestable, y con o sin armadura.
  • Cable de alta tensión: es un cable que tiene una tensión nominal superior a 36 kV. Se usa para transportar la electricidad desde las centrales generadoras hasta las subestaciones eléctricas. Puede ser unipolar o multipolar, con aislamiento termoplástico o termoestable, y con o sin armadura.

Los cables eléctricos son un componente esencial de cualquier instalación eléctrica. Es importante elegir el cable eléctrico adecuado para la aplicación específica. Siguiendo los consejos de esta guía, puedes asegurarte de elegir el cable eléctrico adecuado para tus necesidades.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consiento el tratamiento de mis datos. COMERCIAL ELÉCTRICA DEL LLOBREGAT , S.A.U. tratará sus datos con la finalidad de publicar sus comentarios. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad, limitación y oposición, como le informamos en nuestra Política de Privacidad.